Cookies

This website uses cookies to improve our services and show ads related to your preferences by analyzing your browsing habits. If you continue to browse, we consider that you accept their use.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
 
 
 
 
WHAT'S A DECEASED PROFILE?
The Deceased Member, is a web space where family, friends, colleagues, etc., Can insert photos, videos and leave messages and / or light candles in his memory.
 
NEWS DETAIL
 
02/05/2013
Una escala establece el riesgo de fractura por osteoporosis a diez años.

En un decenio, 552.879 mujeres y 161.922 varones sufrirán una fractura osteoporótica en España. Un estudio que analiza el riesgo de la población a este respecto revela que la mayor parte de dichas fracturas se producirá a partir de los 70 años.

SINC | 02 mayo 2013

Hasta hace unos pocos años, los médicos estimaban el riesgo de sufrir una fractura basándose principalmente en la densitometría ósea, que determina la densidad mineral de los huesos y también es clave para el diagnóstico de la osteoporosis.

Sin embargo, para los expertos esta prueba tiene una utilidad limitada a la hora de estimar a largo plazo el riesgo de fractura y su reducción con el tratamiento.

Por eso, investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria han utilizado la herramienta Qfracture, que no tiene en cuenta la densitometría ósea, para estimar cuál es el riesgo que tiene la población española de ambos sexos de sufrir una fractura en diez años.

A partir de los datos de la Encuesta Nacional de Salud de 2006, el nuevo análisis publicado recientemente en la revistaMedicina Clínica predice que un total de 552.879 mujeres y 161.922 varones sufrirán una fractura osteoporótica en España en ese periodo de tiempo.

“Con este estudio disponemos de una primera aproximación al riesgo de sufrir una fractura por fragilidad”, indica a SINC Manuel Sosa Henríquez, uno de los autores que trabaja en el grupo de Investigación en Osteoporosis y Metabolismo Mineral de la universidad canaria.

La osteoporosis es una enfermedad muy frecuente que influye tanto a la calidad como a la cantidad del hueso y que afecta sobre todo a las mujeres después de la menopausia, si bien se puede observar también en los varones y en poblaciones más jóvenes.

El riesgo de fractura osteoporótica aumenta a partir de los 45 años en la mujer y ligeramente a partir de los 50 en el hombre. Es más, el trabajo confirma que la mayor parte de las fracturas se producen a partir de los 70 años.

Los aumentos más importantes en el riesgo de fractura vertebral se producen a partir de los 65 años en la mujer y los 75 años en el hombre, y en cuanto a las fracturas de cadera, el trabajo predice que en diez años las sufrirán 263.351 mujeres, de las cuales la mitad se producirán a partir de los 77 años, y 84.213 varones.

Existe una serie de factores de riesgo, estilos de vida y enfermedades que se asocian con mayor frecuencia a la osteoporosis, como tener una menopausia precoz, antecedente familiar de una madre con fractura de cadera, fumar, toma crónica de corticoides por vía oral y sedentarismo. Por el contrario, el ejercicio físico y una dieta equilibrada rica en calcio son agentes protectores frente a esta enfermedad.

El coste de los tratamientos farmacológicos para prevenir fracturas osteoporóticas oscila entre 200,46 y 5.002,87 euros anuales (costes calculados sin IVA) en función del tipo de fármaco.

“Incluso con el medicamento de mínimo importe, y sin contar el coste de las consultas médicas y del seguimiento del tratamiento, la carga financiera de prevenir las fracturas es elevada”, afirma Sosa Henríquez.

De hecho, si se tratara preventivamente a todas las personas con riesgo igual o superior al 3 % de fractura de cadera en diez años, habría que medicar a 23,8 millones de personas (de ellas, 18,7 millones de mujeres), con un coste total de 4.778 millones de euros anuales.

Referencia bibliográfica:

González López-Valcárcel, Beatriz; Sosa Henríquez, Manuel. “Estimación del riesgo de fractura osteoporótica a los 10 años para la población española”. Med Clin (Barc) 2013; 140:104-9.